50 frases de escritoras célebres

50 frases de escritoras célebres. Lupe Redón

Debido al trato injusto recibido por las mujeres a lo largo de la historia, son muchas las escritoras que tuvieron que luchar para poder dedicarse a su oficio. Algunas usaron seudónimos masculinos para ver publicadas las obras que todavía permanecen vigentes junto con obras más actuales. Más allá de su historia, aquí puedes leer algunas frases de escritoras que merecen ser recordadas.

 

Agatha Christie (1890 - 1976): «Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único».

 

Alejandra Pizarnik (1936 - 1972): «Nada más intenso que el terror de perder la identidad».

 

Alice Munro (1931): «La felicidad constante es la curiosidad».

 

Alice Walker (1944): «Las mujeres tienen que llenarse de valentía para alcanzar sus sueños dormidos».

 

Almudena Grandes (1960): «Hay que ser muy valiente para pedir ayuda. Pero hay que ser todavía más valiente para aceptarla».

 

Amantine Aurore Lucile Dupin (1804 - 1876): «El espíritu busca, pero el corazón es el que encuentra».

 

Ana María Matute (1925 - 2014): «La palabra es lo más bello que se ha creado, es lo más importante de todo lo que tenemos los seres humanos. La palabra es lo que nos salva».

 

Anaïs Nin (1903 - 1977): «La vida se contrae y expande en proporción directa a nuestro coraje».

 

Anna Frank (1929 - 1945): «Conservo mis ideales porque, a pesar de todo, todavía creo que las personas son realmente buenas de corazón».

 

Audre Lorde (1934 - 1992): «Mi silencio no me protegió. Tu silencio no te protegerá».

 

Carmen Laforet (1921 - 2004): «El amor es algo más allá de una pequeña pasión o de una grande, es más… Es lo que traspasa esa pasión, lo que queda en el alma de bueno, si algo queda, cuando el deseo, el dolor y el ansia han pasado».

 

Carmen Martín Gaite (1925 - 2000): «He conocido a mucha gente a lo largo de mi vida que en nombre de ganar dinero para vivir, se lo toman tan en serio que se olvidan de vivir».

 

Charlotte Brontë (1816 - 1855): «Se supone que las mujeres deben ser templadas y pacientes. Cuando no lo son, necesitan tratamiento».

 

Concepción Arenal (1820 - 1893): «No hay animal tan manso que atado no se irrite».

 

Cristina Trivulzio Belgiojoso (1808 - 1871): «El arte de vencer las grandes dificultades se estudia y adquiere con la costumbre de afrontar las pequeñas».

 

Donna Leon (1942): «Saber perdonar es bueno, al menos las cosas pequeñas».

 

Dorothy Parker (1893 - 1967): «La cura para el aburrimiento es la curiosidad. Para la curiosidad no existe cura».

 

Elsa Triolet (1896 - 1970): «El silencio es como el viento: atiza los grandes malentendidos y no extingue más que los pequeños».

 

Emilia Pardo Bazán (1851 - 1921): «Por la boca solemos morir como los simples peces, y no es muerte propia de hombre avisado, sino de animal bruto, frío y torpe».

 

Emily Brontë (1818 - 1848): «La gente orgullosa engendra tristes pesares para sí misma».

 

Emily Dickinson (1830 - 1886): «No recibo cartas de los muertos y, sin embargo, cada día los quiero más».

 

Erica Jong (1942): «Un consejo es algo que pedimos cuando ya conocemos la respuesta pero quisiéramos no conocerla».

 

Flannery O'Connor (1925 - 1964): «La base del arte es la verdad, tanto en la materia como en el modo».

 

Gabriela Mistral (1889 - 1957): «Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino».

 

Helen Keller (1880 - 1968): «No inclines nunca la cabeza, tenla siempre erguida. Mira al mundo directamente a la cara».

 

Jane Austen (1775 - 1817): «El bien no siempre conduce a un buen final. Es una verdad reconocida por todos».

 

Julia Navarro (1953): «El pasado tenemos la obligación y el derecho de conocerlo. Me parece imprescindible. No podemos saber quiénes somos ni entendernos si no sabemos de dónde venimos. Pero conocer el pasado no significa hacer un proceso porque no tenemos poder para eso».

 

Laura Gallego (1977): «Para eso sirven los sueños. Para enseñarnos hasta dónde podemos llegar».

 

Louisa May Alcott (1832 - 1888): «Mientras uno encuentra en sí mismo y en lo que persigue, no puede sentirse viejo. El signo más cierto de la vejez es el sentimiento de la soledad».

 

Madame de Sévigné (1626 - 1696): «Si los hombres han nacido con dos ojos, dos orejas y una sola lengua es porque se debe escuchar y mirar dos veces antes de hablar».

 

Margaret Atwood (1939): «Los hombres temen que las mujeres se rían de ellos. Las mujeres temen que los hombres las asesinen».

 

Margaret J. Wheatley (1944): «El liderazgo es una serie de comportamientos, y no un papel para héroes».

 

Marguerite Duras (1914 - 1996): «Cuando se tiene cierta moral de combate, de poder, hace falta muy poco para dejarse llevar, para pasar a la embriaguez, al exceso».

 

Marguerite Yourcenar (1903 - 1987): «Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee».

 

Marian Keyes (1963): «No creo en el miedo. El miedo lo han inventado los hombres para llevarse todo el dinero y los mejores trabajos».

 

Marie von Ebner-Eschenbach (1830 - 1916): «El privilegio es el mayor enemigo del derecho».

 

Mary Astell (1666 - 1731): «Si todos los hombres nacen libres, ¿por qué las mujeres nacen esclavas?».

 

Mary Montagu (1689 - 1762): «La cortesía no cuesta nada y gana mucho».

 

Monique Wittig (1935 - 2003): «Hubo un tiempo en que caminaste sola, escribiste sola, estudiaste sola y te vestiste sola. Recuerda ese momento».

 

Murasaki Shikibu (978 - 1014): «En la oscuridad, las cosas que nos rodean no parecen más reales que los sueños».

 

Nuria Barrios (1962): «Pocos sospechan al percibir la primera fisura en una pieza de porcelana que esa delgada línea basta para hacerla estallar».

 

Patricia Highsmith (1921 - 1995): «Me interesa la moral, a condición de que no haya sermones».

 

Rita Mae Brown (1944): «Usted no puede ser verdaderamente grosero hasta que entienda de buenos modales».

 

Rosa Montero (1951): «La verdadera nobleza es caminar toda la vida con pasos que salen del corazón; que tus actos estén de acuerdo con tus ideas, aunque el precio sea alto».

 

Rosario Castellanos (1925 - 1974): «Cuando uno puede comprar algo perfectamente inútil es que ya es rico».

 

Santa Teresa de Jesús (1515 - 1582): «Pocos son los que se tienen por desgraciados, si no es comparándose con los más dichosos».

 

Simone de Beauvoir (1908 - 1986): «Las arrugas de la piel son ese algo indescriptible que procede del alma».

 

Simone Weil (1909 - 1943): «El dolor es la raíz del conocimiento».

 

Sue Grafton (1940): «Que todo tenga un motivo no quiere decir que siempre haya una finalidad».

 

Virginia Woolf (1882 - 1941): «Es más difícil matar un fantasma que una realidad».

 

¿Te gustaría añadir alguna frase a la lista? ¿Cuáles son tus favoritas?

 

Etiquetas: Escritores célebres

Escribir comentario

Comentarios: 0
Facebook Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.
Linkedin Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.
Twitter Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.