Cómo interpretar un diccionario

 

En los diccionarios, además de los significados y la ortografía correcta de las palabras, encontramos marcas lexicográficas que aportan información sobre las particularidades de cada acepción. Estas marcas suelen presentarse abreviadas y pueden resultar molestas si desconocemos su valor. Pero su interpretación enriquece la comprensión y permite una lectura más amplia.

 

Tomando como modelo la versión electrónica del DRAE, podemos clasificar e interpretar las marcas lexicográficas de la siguiente manera:

 

Marcas gramaticales

 

Aportan la información gramatical de cada palabra. Cuando se trata de sustantivos, especifican si el género es masculino («m.») o femenino («f.»). En el caso de los adjetivos, además de presentar la marca identificativa de los mismos («adj.»), se presentan las formas masculina y femenina (hermoso, sa) si ambas están registradas. En los verbos, las marcas permiten saber si son transitivos («tr.»), intransitivos («intr.») o de cualquier otro tipo. De la misma manera, según su carácter gramatical, encontramos estas marcas en todas las acepciones: «art.» (artículo), «pron.» (pronombre), «adv.» (adverbio), etc.

 

Marcas de uso

 

Incluyen aclaraciones sobre el nivel de uso de las palabras según los diferentes estratos sociales, culturales, educativos y ocupacionales. De modo que una acepción puede ser coloquial («coloq.»), culta («cult.»), jergal («jerg.»), popular («pop.»)... Las marcas de uso también corresponden a la intención del hablante o a su valoración con respecto al mensaje. Expresan connotaciones que no están recogidas en el significado de una palabra, pero que esta puede adoptar en un determinado contexto. Algunas de las connotaciones indicadas son las despectivas («despect.»), las irónicas («irón.») y las malsonantes («malson.»).

 

Marcas técnicas

 

Estas marcas atienden al campo específico del saber humano del que procede una palabra. Indican la técnica, la ciencia, la profesión o la especialidad a la que pertenecen, o en la que habitualmente se usan, las unidades léxicas. Podemos encontrar infinidad de anotaciones relacionadas: «Ling.» (lingüística), «Fon.» (fonología), «Psicol.» (psicología), «Ecol.» (ecología), etc.

 

Marcas geográficas

 

Suelen expresarse con abreviaturas de topónimos, ya que brindan la información concerniente a la localización de una palabra. Permiten diferenciar una acepción determinada de los registros generales y establecer las áreas geográficas que alcanza su uso. América («Am.»), Bolivia («Bol.»), Andalucía («And.») o Toledo («Tol.») son ejemplos de las cuantiosas zonas contempladas.

 

Marcas cronológicas

 

La RAE dispone de una escala cronológica para clasificar las unidades léxicas según su frecuencia de uso. Las indicaciones referidas a esta escala pueden aplicarse a diferentes clases de palabras. Su función es aclarar si en la actualidad están en desuso («desus.»), son anticuadas («ant.»), poco usadas («p. us.»), inusuales («inus.») o modernas («mod.»), entre otras.

 

Marcas adicionales

 

Determinar las marcas que debe llevar cada palabra no siempre es sencillo. En algunas acepciones, a pesar de priorizar su carácter habitual, este puede ser distinto al adoptado en el habla. Por eso es necesario añadir otras marcas que se ajusten al uso. Por ejemplo, hay sustantivos en los que se indica «U. t. c. a.» porque también son usados como adjetivos. Y en los adjetivos que también son usados como sustantivos aparece la marca «U. t. c. s.».

 

Debido a la riqueza de la lengua, encontramos un amplio repertorio de marcas lexicográficas que se utilizan para diferentes clases de palabras. Las marcas aquí mencionadas solo son una pequeña introducción a todo lo que puede ofrecernos interpretar y valorar su presencia en los diccionarios.

 

¿Te gustaría aportar algún comentario sobre las marcas lexicográficas? ¡Me encantaría leerlo!

Escribir comentario

Comentarios: 0
Facebook Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.
Linkedin Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.
Twitter Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.