Mamá, ¿por qué llora?

 

Nico sabía lo que tenía que hacer; aguardar en la silla como si fuera invisible. Prohibido gritar su nombre y echarse a sus brazos. Limitarse al amor visual. Yo, en cambio, no supe cómo contarle por qué papá estaba allí. Solo podía implorar que su sangre volviera a ser límpida y que su olor perdurara. Ya no importaba que toda la sala de espera fijara los ojos en su padre esposado.

 

*Seleccionada en el V Concurso de Microrrelatos ACEN

Escribir comentario

Comentarios: 0
Facebook Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.
Linkedin Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.
Twitter Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.