Vientre de níquel

 

Fueron por ella los llantos cuando grabó en la piel los brazos llenos y el tacto. No volvió a ser dueña de nada; solo labró las haciendas con un esfuerzo impecable. Son por ella los desengaños, las quimeras irrevocables y los sueños cumplidos. Con su vientre de níquel, su corazón de ofrenda, alzó la vida hasta hacerme entender que la fortaleza llevaría su nombre.

 

*Seleccionada en el I Concurso de Microrrelatos sobre la mujer “Ellas” de Diversidad Literaria

Escribir comentario

Comentarios: 0
Facebook Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.
Linkedin Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.
Twitter Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.