Razones para seguir escribiendo

 

La escritura es un placer, pero también puede ser dolorosa. Hay escritores que se preguntan a menudo si tiene sentido seguir escribiendo y, de vez en cuando, preferirían dedicarse a otra cosa. Algunas veces, escribir no es fácil. Muchos escritores han revelado por qué dedican su vida a este oficio y, a pesar de ser una cuestión muy personal, existen razones que son bastante frecuentes.

 

¿Por qué seguir escribiendo? Para algunos escritores basta una sola razón. Otros escriben por varias razones que son compatibles o mantienen una relación muy estrecha. También los hay que no contemplan razones. Y las razones de diferentes autores, en ocasiones, se contradicen. Pero si tenemos en cuenta las reflexiones motivadas por esta pregunta, descubrimos que la mayoría de escritores comparten alguna de las siguientes razones para seguir escribiendo.

 

Porque es mi forma de estar en el mundo. No puedo dejar de escribir. No sé vivir de otra forma. Necesito comunicar y compartir con palabras lo que siento y lo que pienso. Escribo igual que respiro. La escritura es supervivencia.

 

Porque no sirvo para dedicarme a otra cosa. No sé hacer nada más. Si no escribo, me siento inútil; tengo la impresión de que estoy desperdiciando mi vida. Escribo porque soy incapaz de dedicarme a otro oficio.

 

Porque me llena de placer y de amor. Disfruto contando y contándome historias. Me siento más vivo. Cuando escribo soy libre y todo es posible. Con las palabras expreso mi amor y consigo sentirme querido.

 

Porque me ayuda a curar mis heridas. He sentido tristeza, miedo, dolor, soledad... Pero salgo adelante creando una realidad diferente. Escribiendo transformo cualquier sufrimiento y me siento en paz con el mundo.

 

Porque vivo otras vidas y revivo la mía. Hago resurgir los recuerdos y reorganizo las vivencias pasadas. Me conozco mejor. Y puedo adentrarme en los laberintos humanos para experimentar otras cosas que jamás he vivido.

 

Porque creo un mundo que tiene sentido. La realidad está llena de preguntas que no tienen respuesta. Escribir me permite crear ese mundo al que otorgarle sentido. Con él descubro, comprendo y aprendo.

 

Porque combato el paso del tiempo. Todo aquello sobre lo que deje constancia sobrevivirá a la muerte y al tiempo. Algo suyo quedará para siempre si puede ser recordado y utilizado por otros.

 

Porque es mi trabajo. Todos necesitamos tener un oficio y dinero. Escribo por la misma razón que un carpintero se dedica a labrar la madera y a hacer objetos con ella.

 

Es probable que no tengas razones para seguir escribiendo. Y no pretendo que las encuentres aquí. Hay autores que no saben por qué escriben ni tienen interés en saberlo. Escribimos tantas veces desconociendo la finalidad y el motivo. Sin embargo, lo seguimos haciendo. Si supiéramos la verdadera razón, puede que nuestra ocupación fuera otra. Tal vez solo seguimos escribiendo por ver si algún día descubrimos por qué lo hacemos.

 

Como escritor/a, ¿te sientes identificado/a con alguna de estas razones? ¡Me encantaría conocer tu experiencia!

Escribir comentario

Comentarios: 0
Facebook Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.
Linkedin Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.
Twitter Lupe Redón. Escritora y correctora de textos.